Saltar al contenido

Plantas Medicinales Para El Sistema Nervioso

plantas medicinales para el sistema nervioso

En ningún otro sistema del cuerpo la conexión entre los aspectos físicos y psicológicos de nuestro ser es tan manifiesta como en el sistema nervioso. Es evidente que el sistema nervioso forma parte de la estructura física del cuerpo, y que todos los procesos psicológicos tienen lugar en el sistema nervioso.

Por consiguiente, si existe un malestar a nivel psicológico, éste se reflejará a nivel físico; y si hay un malestar a nivel físico, éste se reflejará a nivel psicológico. Uno se pregunta cómo es posible que se haya llegado a considerar el lado físico del ser como algo independiente de lo psicológico.

El enfoque holístico de la curación con las plantas reconoce esta interconexión y considera el tejido nervioso y sus funciones como un elemento vital en el tratamiento de todo el ser.

La medicina alopática tradicional tiende a reducir los problemas psicológicos a un mero nivel bioquímico, y asume que los medicamentos apropiados “solucionarán”, o por lo menos ocultarán suficientemente el problema como para hacer posible que se siga con una vida “normal”.

Curiosamente, muchas técnicas en el campo de la medicina alternativa asumen o presuponen lo contrario, es decir, que los factores psicológicos son la causa de cualquier enfermedad y que el tratamiento de la psique es el único modo apropiado de curar, en consecuencia, el problema físico.

Si reunimos estos dos criterios reduccionistas, nos acercaremos al enfoque holístico; con la fitoterapia podemos tratar al sistema nervioso como una parte de todo el cuerpo; podemos alimentarlo y reforzarlo, y además ayudar a la psique.

Para que nuestro ser esté completamente sano, debemos cuidar de nuestra salud física a través de una dieta adecuada y de un modo de vida adecuado, pero también somos responsables de una sana vida emocional, mental y espiritual estabilidad.

Nuestros pensamientos deberían ser creati­vos, realzar nuestra vida, abiertos al libre flujo de intuición e imaginación, exentos de rigi­dez conceptual. E igualmente, debemos seguir abiertos al libre flujo de las energías superiores de nuestra alma, sin las cuales es imposible la salud.

Por consiguiente cualquier malestar del cuerpo debe ser considerado en su contexto emocional, mental y espiritual, lo mismo que en su contexto físico. Asimismo debemos re­cordar que formamos parte del todo más grande de la humanidad y que por tanto esta­mos conectados con las enfermedades de la humanidad e inmersos en un mar de impul­sos y factores que no están directamente bajo nuestro control.

Muchas neurosis que obser­vamos hoy en día en la sociedad occidental son respuestas normales a un entorno anor­mal, reacciones sanas de la psique a las insensateces de una sociedad enferma.

Cuando la enfermedad individual es real­mente un reflejo de la enfermedad social, existe un límite para la curación. Ser un tera­peuta de finales del siglo, implica tener conciencia del todo, además de una cierta cantidad de comprensión política, si no de militancia activa.

Para que podamos ser un todo, nuestra so­ciedad debe ser un todo. Para que nuestra sociedad sea un todo, nosotros debemos ser un todo. Para que nuestra sociedad refleje fielmente nuestras máximas aspiraciones, de­bemos vivir, personificar y reflejar dichas aspiraciones.

La fitoterapia puede ser un instrumento ecológico y espiritualmente integrado para ayudar al sistema nervioso de la humanidad, a fin de que la humanidad pueda ayudarse a sí misma. Se trata de un equivalente ideal, a nivel físico, de las técnicas terapéuticas a ni­vel psicológico, para ayudar a las personas a aceptar su totalidad.

Plantas o hierbas para el sistema nervioso

Además de las técnicas, más bien sencillas, de esti­mulación, relajación, las hierbas pueden beneficiar al sistema nervioso de diversos modos.

Las nervinas tónicas

Quizás la contribución más importante que la fi­toterapia puede hacer en este campo es reforzar y nutrir al sistema nervioso. En los casos de shock, estrés o debilidad nerviosa, las nervinas tónicas re­fuerzan y nutren directamente los tejidos; no es necesario recurrir a tranquilizantes u otros medi­camentos para aliviar la ansiedad o la depresión.

En muchos problemas de “nervios”, la ayuda de las nervinas tónicas puede ser inapreciable.

Por muy sorprendente que pueda resultar, uno de los mejores remedios, y sin duda el más aplica­ble, para nutrir al tejido nervioso es la avena, que puede tomarse en forma de tintura, combinada (si es necesario) con relajantes, estimulantes o cualquier otro remedio indicado, o simplemente en forma de papilla, siempre y cuando no sea ins­tantánea.

Otras nervinas tónicas que tienen, además, un efecto relajante incluyen la damiana, la terciana­ria, la verbena y la Pedicularis canadensis. De entre éstas, la tercianaria es a menudo la más eficaz, en especial para los problemas relacionados con el es­trés.

Las nervinas relajantes

En los casos de estrés y tensión, las nervinas rela­jantes pueden ayudar mucho a aliviar la afección. Una lista representativa incluye:

Como podrá observarse en esta lista, muchos de los relajantes también tienen otras propiedades y pueden seleccionarse para ayudar en problemas afines.

Además de las hierbas que tienen acción directa sobre el sistema nervioso, las antiespasmódicas (que actúan sobre los nervios periféricos y el tejido muscular) pueden tener un efecto relajante indirecto sobre todo el sistema. Cuando el cuerpo físico está tranquilo, se promueve la tranquilidad de la psique.

Las demulcentes también pueden ayudar junto con las nervinas, pues calman el tejido irritado y aceleran la curación.

Las nervinas estimulantes

La estimulación directa del tejido nervioso no está generalmente indicada. En la mayoría de los casos es más apropiado estimular la vitalidad innata del cuerpo con ayuda de las nervinas o incluso los tónicos digestivo, que actúan aumentando la armonía corporal y tienen por tanto un efecto más profundo y más duradero que las nervinas estimulantes.

En los casos en que está indicada una estimulación directa con nervinas, la mejor hierba a utilizar es la nuez de cola, aunque tampoco deben olvidarse el café, el mate y el té negro. El problema de estos estimulantes tan utilizados son sus diversos efectos secundarios, que pueden causar problemas psicológicos menores, como ansiedad y tensión.

Algunas de las hierbas ricas en aceites volátiles también son valiosos estimulantes, siendo la mejor la menta.

Los remedios florales de Bach

Los remedios florales de Bach representan un enfoque de la fitoterapia que es un amalgama alquimista de la esencia espiritual de la flor en cooperación con las necesidades emocionales y mentales de la persona.

No se utilizan directamente para la enfermedad física, sino para las preocupaciones individuales, la aprensión, la desesperanza, el miedo, la irritabilidad, etc. El estado del ser psíquico de una persona guarda una estrecha relación con la causalidad, el desarrollo y la curación de cualquier enfemedad física.

Los remedios parecen funcionar con la Fuerza Vital, permitiendo que fluya libremente atravesando o eludiendo el bloqueo, acelerando de este modo la curación y el regreso a la totalidad.

Los treinta y ocho remedios fueron desarrollados por el difunto Edward Bach. La historia de cómo los descubrió es maravillosa y merece la pena leerla.

Bach descubrió que 38 flores cubrían los estados negativos de la mente, que tan a menudo padecemos, y los dividió en siete principales secciones con posteriores subdivisiones. Estas secciones son:

  1. Aprensión,
  2. Indecisión,
  3. Soledad,
  4. Insuficiente interés en las circunstancias,
  5. Hipersensibilidad,
  6. Desaliento y desesperación,
  7. Sobreprotección hacia los demás.

Estos remedios florales son ideales para utilizarlos en casa. El centro suministra y ofrece más información. Su acción es inherentemente benigna y no provocan reacciones desagradables, y cualquier persona puede utilizarlos. La dosis es simplemente unas cuantas gotas de los extractos especiales en agua.

Quisiera citar una breve guía de los remedios producida por el centro, para dar una idea de sus usos.

  • Agrimony (agrimonia): para los que sufren una tortura interior que intentan ocultar detrás de una fachada de alegría.
  • Aspen (álamo temblón): para la aprensión y el presagio; para los temores de origen desconocido. Beech (haya): para los que son arrogantes, críticos e intolerantes con los demás.
  • Centaury (centaura): para la debilidad de voluntad en quienes se dejan someter y se convierten en sirvientes, aquellos a quienes les cuesta decir no.
  • Cerato (ceratostigma): para los que dudan de su propio juicio y buscan constantemente el consejo de los demás. Con frecuencia son influenciados y mal aconsejados.
  • Cherry plum (Cerasifera): para el temor al colapso mental, la desesperación o la pérdida del control. Miedo a hacer cosas terribles.
  • Chesnut Bud (brote de castaño): para los que se niegan a aprender de la experiencia y repiten continuamente los mismos errores.
  • Chicory (achicoria): para los que son excesivamente posesivos y exigen atención; los egoístas; aquellos que quieren que los demás se adapten a sus normas y suelen hacerse los mártires.
  • Clematis (Clemátide): para la indiferencia, la falta de atención; para los soñadores, los distraídos; los que huyen de la realidad.
  • Crap apple (manzano silvestre): depurativo para quienes se sienten sucios o avergonzados de sus enfermedades. Para la aversión a uno mismo y la limpieza patológica.
  • Elm (olmo): para los abrumados temporalmente por la responsabilidad o la incapacidad, aunque normalmente sean muy competentes.
  • Gentian (genciana): para los deprimidos, fácilmente desalentados y abatidos.
  • Gorse (aulaga): para la desesperanza extrema. Heather (brezo): para las personas que están obsesionadas con sus propias preocupaciones y experiencias. Que no escuchan a los demás.
  • Holly (acebo): para los que son celosos, envidiosos, vengativos y desconfiados. Para aquellos que odian.
  • Honeysuckle (madreselva): para quienes sienten nostalgia, que viven siempre inmersos en el pasa-do. También para los que sienten añoranza. Hornbeam (hojarazo): para la falta de resolución, los sentimientos del “lunes por la mañana”. Impatiens (impaciencia): para la impaciencia y la irritabilidad.
  • Larch (alerce): para el desaliento debido a una falta de confianza en uno mismo. Para aquellos que anticipan el fracaso y por eso no se esfuerzan. Se sienten inferiores, pese a disponer de capacidad.
  • Mimulus (Mímulo): para el miedo de lo conocido; la timidez y la vergüenza.
  • Mustard (mostaza): para el pesimismo profundo, que aparece y desaparece sin causa conocida; la melancolía.
  • Oak (roble): para quienes siguen luchando contra la enfermedad y la adversidad pese a los contratiempos; para aquellos que trabajan con aplicación
  • Olive (olivo): para el agotamiento, el sentimiento de quedar sin energías y de que todo cuesta esfuerzo.
  • Pine (pino): para los sentimientos de culpa; para las personas que se atribuyen los fallos de los de-más y se sienten indignas.
  • Red chestnut (castaño rojo): para el miedo excesivo por los seres queridos; para la sobreprotección. Rock Rose (heliantemo): para el terror, el miedo ex¬tremo o pánico.
  • Rock water (agua de roca): para aquellos que son muy estrictos consigo mismos, rígidos de mente y autorrepresivos.
  • Scleranthus (Scleranthus): para la inseguridad, la indecisión y la vacilación.
  • Star of Bethlehem (leche de gallina): para todos los efectos de las malas noticias, o el temor a consecuencia de un accidente.
  • Sweet Chestnut (castaño dulce): para la angustia de aquellos que han alcanzado los límites de la resistencia y la desolación absoluta.
  • Vervain (verbena): para el exceso de entusiasmo, esfuerzo y tensión; para el fanatismo.
  • Vine (Vid): para los dominantes, inflexibles, ambiciosos, autocráticos, arrogantes y orgullosos. Walnut (nogal): protege contra las influencias poderosas y ayuda a adaptarse a cualquier transición o cambio, por ejemplo, la menopausia o el divorcio.
  • Water Violet (violeta de agua): para los que son orgullosos, reservados, «superiores».
  • White Chestnut (castaño blanco): para los pensamientos persistentes e indeseados; preocupación por los problemas o sucesos; discusiones con uno mismo.
  • Wild Oat (avena silvestre): ayuda a determinar el camino a seguir en la vida.
  • Wild Rose (rosa silvestre): para la resignación, la apatía. Para aquellos que aceptan su destino, sin hacer esfuerzos por mejorar.
  • Willow (sauce): para el resentimiento y la amargura con una actitud de autocompasión.
  • Rescue Remedy (Remedio de urgencia): una combinación de cerasifera, clemátide, impaciencia, heliantemo, leche de gallina. Se trata de una mezcla de urgencia de uso múltiple para casos de trauma, angustia, duelo y cualquier estrés.

El remedio de urgencia trata el efecto que puede experimentar una persona ante las malas noticias, en períodos de duelo, frente al terror, los traumas mentales graves, la sensación de desesperación o un estado de ánimo paralizado o confundido.

Cada hogar debería tener una botella con cuentagotas de esta combinación, y vale la pena llevarla consigo de viaje. Se toma por vía oral, en una dosis de unas cuatro gotas en agua.

Tipos de malestar o enfermedades del sistema nervioso

La conexión entre los factores físicos y psicológicos en la enfermedad es reconocida por la medicina ortodoxa bajo la denominación de enfermedades psicosomáticas y somatopsíquicas.

Los factores psicológicos pueden predisponer o agravar los problemas físicos (concepto psicosomático) y los factores físicos pueden afectar al estado psicológico (concepto somatopsíquico).

Quizás sea mucho más apropiado considerar todas las enfermedades como parte de una profunda relación entre el cuerpo, la mente y el alma. Siempre que sea apropiado seguir un tratamiento con nervinas para ayudar a curar una afección, se indicará en el texto.

Diversas afecciones tienen una relación especialmente estrecha con el sistema nervioso, aunque no producen síntomas neurológicos. Estas afecciones pueden curarse en gran medida reforzando los nervios y tonificando todo el sistema. Entre las más representativas se encuentran:

Esta lista indica las afecciones en las cuales a menudo son apropiadas las nervinas, lo cual no implica que las afecciones estén sólo “en la cabeza”. Significa que para estimular la curación en todo el ser, el sistema nervioso puede necesitar más ayuda que de costumbre.

El sistema nervioso es quizás el sistema corporal donde es más importante hablar de “malestar” en lugar de “enfermedad”. Puede parecer una sutileza, pero demuestra el criterio holístico de que un funcionamiento adecuado de todo el cuerpo puede ser considerado en función de la armonía y el flujo de energía.

Al considerar el malestar desde este punto de vista, es posible establecer una diferencia entre los problemas psicológicos y los neurológicos sin recurrir a una separación dualista de mente y cuerpo.

Hay una plétora de técnicas de relajación y meditación que ayudan a conseguir un estado de relajación. Cada uno de nosotros debe encontrar el más adecuado para su caso. Para algunos, lo mejor son los complejos programas de relajación, mientras que para otros puede ser dar un paseo por el bosque.

La meditación puede consistir en un silencio interno o un profundo proceso de transcendencia interna.

Otras secciones interesantes de la web