Saltar al contenido

La Homeostasia

homeostasis

El cuerpo mantiene un estado interno constante, en el cual la temperatura, el nivel de azúcar en la sangre y otras variables se mantienen dentro de límites estrictos; dicho proceso se denomina homeostasia.

Esta capacidad es fundamental para la vida, es la expresión de una fuerza interna cuyo objetivo es la armonía y la integración. Si el cuerpo no fuese capaz de mantener este estado de homeostasia, no sobreviviríamos durante mucho tiempo.

Este principio de la homeostasia también se aplica a nuestro entorno. Éste se adapta a los cambios, pero, al igual que nosotros, sólo es capaz de hacerlo dentro de unos límites estrechos. Si los sobrepasa, muere.

El plan de las hierbas en nuestra homeostasia

Los seres humanos vivimos en contacto con dos entornos: el entorno ecológico exterior y el fisiológico interior. Las hierbas pueden considerarse como un puente entre el entorno exterior y el interior; las hierbas aumentan la salud facilitando la armonía y la resonancia entre los dos entornos.

Una vez que estamos en equilibrio, podemos irradiar de nuevo nuestro estado superior de salud al ecosistema de donde procedían las hierbas.

Si cambiamos ligeramente nuestro criterio, podemos ver que formamos realmente parte del todo ecológico y no estamos separados de él. Cuando nos curamos con ayuda de las plantas, se cura una parte de la ecología. Al curar nuestros cuerpos y nuestras mentes estaremos más presentes como seres completos.

Y cabe esperar que la salud permita el crecimiento de la nueva conciencia, a fin de que podamos convertirnos en co-creadores conscientes con la naturaleza, y no sigamos abusando de ella y violándola como lo hemos hecho últimamente.

Un estado de totalidad y salud puede influir en todo nuestro entorno. Puede influir en nuestras relaciones, que a su vez influyen en la sociedad, y de este modo actuar potencialmente para curar a toda la humanidad.

La Tierra y su equilibrio homestático perfecto

Si tenemos presente el concepto de Gaia y recordamos que la Tierra se esfuerza constantemente por mantenerse en estado de homeostasia, podemos ver cómo las hierbas actúan como agentes homeostáticos.

Su finalidad consiste en mantener un elemento de la ecología (la humanidad) integrado y en armonía con la ecología. Podemos compararlo con la finalidad de las hormonas. Liberadas en una parte del cuerpo las hormonas provocan una acción específica en otra parte, integrando y armonizando nuestro entorno interior.

Para realizar este trabajo es imposible sustituir las hierbas por la quimioterapia. Las substancias químicas no pretenden llegar a la integración de un sistema; como mucho, vuelven a alinear algunos elementos. Podemos considerar la salud como un sistema ecológico cuya meta es la homeostasia.

Un sistema que siempre está en movimiento, con elementos variables que desde fuera influyen sobre él, un sistema que hace todo lo posible por permanecer en equilibrio y, por tanto, por mantenerse en vida.

La salud se presenta cuando el ecosistema personal, el espacio interior que se ha denominado “milieu interieur”, está en equilibrio con el espacio exterior, y ambos son uno.

La entidad que se mantiene intacta, y de la cual todos formamos parte, no es la vida de cualquiera de nosotros, sino que al fin se trata de toda la vida del planeta.J.Z. Young

Más información interesante para ti