Saltar al contenido

Plantas Medicinales Para La Menopausia

hierbas medicinales para la menopausia

Por desgracia, en nuestra sociedad, civilizada, muchas mujeres le tienen pavor a la menopausia, pues temen que sea una época en que su papel como mujeres quede devaluado.

Ya no son objetos sexuales, su papel de madre o posibles madres ha quedado reducido, los niños han abandonado el hogar, a menudo ya han cumplido el papel de apoyo para el marido en su lucha por ganar dinero y establecerse.

Dado que solemos delinear nuestra identidad a partir de los papeles definidos socialmente, poco nos queda una vez que estos papeles han desaparecido. ¡Pero somos algo más que papeles socialmente definidos!

La menopausia puede ser un gran don en la vida de una mujer, una liberación, una iniciación. Representa una oportunidad para reevaluar su objetivo en la vida, quizás de cambiar su vida, considerando el cambio no como algo temible, sino como algo que se debe considerar como un aliado y que le permita moverse hacia una mayor realización.

Aparte de los cambios psicológicos asociados con la menopausia, ésta también se ve acompañada por cambios hormonales, que son las manifestaciones físicas de la menopausia y que pueden producir trastornos.

Los más notables son los «sofocos» provocados por descargas de hormonas en la sangre, pues el sistema glandular está adaptándose a la nueva situación.

Como efecto combinado de los cambios fisiolócos y el impacto psicológico de la nueva situación, es posible que se presenten síntomas asociados de «neurosis» o «depresión».

Las interrupciones debidas a los cambios hormonales, los problemas relacionados con el cambio en la imagen que la persona tiene de sí misma y la resistencia a ese cambio, pueden actuar entre sí y provocar estos síntomas psicológicos.

Sin embargo, recuerda que no sólo se está produciendo un cambio hormonal, y que existen diversas técnicas psicoterapéuticas que le ayudarán en esta época de la vida.

Hierbas para la menopausia

Esta mezcla, que ayuda al cuerpo a equilibrar y adaptarse a los cambios, reduciendo con bastante rapidez la gravedad y frecuencia de los sofocos, debería tomarse durante unos meses hasta que todos los síntomas hayan desaparecido y el cambio se hay completado:

La dosis es una cucharadita de la mezcla por taza de agua.

Tomar esta decocción tres veces al día.

Hay que emplear agripalma en lugar de hipérico si existen palpitaciones, presión alta o tensión.

Esta mezcla aliviará la mayoría de los problemas asociados y permitirá al cuerpo establecer un nuevo nivel de funcionamiento e integración hormonal. Sin embargo, en los casos de ansiedad o depresión asociada, deberá añadirse a la mezcla tercianaria o valeriana.

Más información del aparato reproductor femenino