Saltar al contenido

Plantas Medicinales Para Las Afecciones Del Ciclo Menstrual

plantas medicinales para la menstruación

Para garantizar un ciclo menstrual normal y fácil, puede utilizarse cualquiera de los tónicos uterinos de forma regular o sólo durante el tiempo previo al inicio de la regla.

La palabra «normal» se utiliza aquí admitiendo que la normalidad es relativa y que cada individuo tiene la suya propia. Si se manifiestan problemas como la amenorrea, la menorragia, la metrorragia, la dismenorrea o la tensión premenstrual, podrán tratarse con ayuda de las hierbas.

La amenorrea

La amenorrea es una afección que se caracteriza por la ausencia de menstruación. En las adolescentes, el primer ciclo menstrual puede estar aparentemente retrasado por diversas razones, en cuyo caso los tónicos uterinos pueden ayudar al cuerpo a establecer su ritmo natural.

Quizás las mejores hierbas sean el Caulophyllum thalictroides, las bayas de sauzgatillo, el Chamaelirium Luteum, la ruda, y el abrótano macho.

Si la menstruación está retrasada o bloqueada en las mujeres adultas, los tónicos uterinos también ayudarán, especialmente si los problemas han surgido al dejar de tomar la píldora anticonceptiva, en cuyo caso el cuerpo deberá encontrar de nuevo su ritmo natural.

Una mezcla de Caulophyllum thalictroides, bayas de sauzgatillo, Chamaelirium Iuteum y ruda será muy beneficiosa:

  • Bayas de sauzgatillo, 2 partes,
  • Chamaelirium Iuteum, 2 partes,
  • Caulophyllum thalictroides, 1 parte,
  • Ruda, 1 parte.

La dosis es una cucharadita de la mezcla por taza de agua.

Esta infusión debe tomarse tres veces al día.

Un excelente remedio antiguo para la amenorrea es una infusión de partes iguales de poleo y tanaceto, que debería beberse tres veces al día hasta que empiece la menstruación.

¡Información Importante!

La menstruación puede verse retrasada por la concepción. Controle primero si el retraso se debe al embarazo, pues de otro modo estas hierbas podrían actuar como abortivas.

La actual tradición herbaria occidental no dispone de una abortiva herbaria segura y eficaz. Es posible que otras tradiciones sí las tengan. Las emenagogas son en potencia peligrosas si se utilizan para inducir el aborto.

Si está embarazada y no lo desea, visite un centro de planificación. Si no está embarazada, estas hierbas son seguras y curativas si se emplean siguiendo las instrucciones.

La menorragia

De vez en cuando, el flujo menstrual será más abundante que de costumbre, afección que se denomina menorragia. Este flujo excesivo puede normalizarse con el uso de astringentes, que lo regularán sin inhibir el proceso natural.

Si el flujo excesivo sigue durante varias menstruaciones, es aconsejable consultar con un ginecólogo para asegurarse de que no indica un problema más grave.

Si bien la mayoría de las astringentes serán una ayuda, aquellas con una afinidad especial para el útero y el tejido asociado serán sin duda las mejores. Aunque han sido enumeradas anteriormente y deben ser examinadas para encontrar la más adecuada, el tratamiento podría basarse en:

La dosis es una cucharadita de la mezcla por taza de agua.

Esta decocción debe tomarse tres veces al día en la semana anterior a la menstruación y durante la misma. Si el problema continúa, la decocción debe tomarse una o dos veces al día durante todo el ciclo.

La metrorragia

Cuando se producen hemorragias en medio del ciclo (o en cualquier momento inesperado) se utilizarán las hierbas recomendadas para la menorragia.

Sin embargo, es muy importante establecer la causa, que con frecuencia aconseja el uso de tónicos uterinos para ayudar de un modo más fundamental. Asimismo, con frecuencia está indicado el uso de bayas de sauzgatillo.

Para equilibrar la pérdida de sangre adicional durante este período, es esencial seguir una dieta rica en hierro natural.

La dismenorrea

La dismenorrea es una afección en la cual la menstruación está acompañada por dolores parecidos a calambres, que pueden ser muy intensos. Las hierbas como los tónicos uterinos, las antiespasmódicas y las nervinas tienen mucho que ofrecer en el alivio de estos dolores.

Se puede probar una mezcla de corteza de viburno, mundillo y pulsatila:

La dosis es una cucharadita de la mezcla por taza de agua.

Esta decocción debe tomarse tres veces al día cuando sea necesario.

Las hierbas como la Cimifiga racemosa, el Chamaelirium Iuteum y el ñame también deberían tenerse en cuenta, según el estado.

La tensión premenstrual

En los días previos al inicio de la menstruación, puede manifestarse tensión, ansiedad, agitación y depresión, algunas veces acompañados por acumulación de líquido en el cuerpo, aumento de la sensibilidad en los pechos y otros síntomas.

Todos ellos son la respuesta del cuerpo a los cambios hormonales en este período. Una importante pregunta que surge es si se trata de una respuesta «normal» o si se ve agravada por factores psicológicos. ¿Cuál de ellos viene primero: la condición psicológica o el problema hormonal?

Las menstruaciones son una época muy especial en la vida de una mujer. Es claramente un tiempo en el que se pone de manifiesto la calidad mágica de la vida.

El examen de la actitud de una cultura hacia la menstruación (si considera la menstruación como una época mágica que es respetada o si la considera como una época impura que debe ocultarse) nos permitirá comprender en profundidad la naturaleza interior de esa cultura y su relación con la vida.

El modo en que una mujer se relaciona con todo el proceso de la menstruación ejercerá una profunda influencia en su respuesta corporal ante la menstruación.

Entre los factores que pueden desempeñar un papel en agravar la tensión premenstrual se encuentran: la relación de una persona hacia la sexualidad, las actitudes de los padres, las experiencias durante la infancia, la expectativa de tensión, o la expectativa de su interferencia con el trabajo y otras actividades.

Si la actitud interior hacia la menstruación está bloqueada y congestionada, la experiencia de la regla lo reflejará. Si la actitud (conscientemente o no) es clara, tranquila y fluida, la experiencia de la menstruación será del mismo modo.

Teniendo en cuenta todos esto, las hierbas pueden hacer mucho por aliviar la tensión premenstrual. Siempre que sea necesario, puede tomarse una infusión a partes iguales de tercianaria y valeriana.

Si además existen calambres, se podrá utilizar mundillo y pulsatila, y si se experimenta retención de líquidos, puede añadirse diente de león a la mezcla.

La píldora

Aunque no puede negarse la necesidad de una contracepción eficaz en nuestro mundo superpoblado, el extenso uso de las píldoras anticonceptivas (que se basan en las hormonas) ha ocasionado también problemas en nuestra sociedad.

A nivel físico, el impacto sistemático de la píldora plantea importantes preguntas sobre el efecto de su uso a largo plazo. La píldora es un buen ejemplo del arma de doble filo de la tecnología, donde la solución de un problema hace surgir por lo menos un nuevo problema.

Cuando se interrumpe el consumo de la píldora, el cuerpo, y especialmente el equilibrio hormonal, necesita un tiempo para recuperar sus funciones armónicas normales. Los remedios herbarios que actúan como equilibradores endocrinos y tónicos uterinos pueden acelerar el proceso:

La dosis es una cucharadita de la mezcla para una taza de agua.

Tomar esta infusión tres veces al día durante las dos primeras semanas después de dejar la píldora, dos veces al día durante la tercera semana y una vez al día durante la cuarta semana.

En esta mezcla, el regaliz ayudará a las glándulas suprarrenales, la Cimifiga racemosa y las bayas de sauzgatillo tonificarán el útero y apoyarán a las glándulas implicadas en la producción de hormonas sexuales, y la agripalma, al tiempo que incrementará estas acciones, también apoyará al sistema nervioso y permitirá que se recupere el equilibrio emocional.

Más información sobre el aparato reproductor femenino